Sueños africanos

África lanza estos días señales al mundo, ¿Serán sólo sueños africanos o el adelanto de una nueva realidad? Podemos observar como el norte forja su revolución echándose a la calle, intentando derribar sistemas políticos autocráticos que han perpetuado los privilegios de unos pocos y la pobreza de la mayoría. Y también podemos escuchar las conclusiones de un foro que ha reunido a más de 50 mil personas estos días en Dakar: nos invitan a cambiar la gobernabilidad mundial otorgando a la ONU la autoridad de un G-192, capaz de liderar el compromiso para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio ó de abordar integralmente el problema del cambio climático. Mantener la mirada al sur puede resultar sorprendente.

Parece claro que África quiere cambiar el paso, abandonar la suerte de “los nadie” y dejar atrás siglos de sufrimiento y expolio. Pero empieza a despertar en plena crisis del sistema neoliberal y eso genera incertidumbre ¿hacia dónde deben caminar sus nuevos sistemas políticos y económicos para tener un futuro viable? La democracia es parada obligatoria, es lo que han clamado con insistencia tunecinos y egipcios en la calle y es, desde luego, el mejor marco convivencial para acabar con la pobreza, pero además hay que elegir las reglas de intercambio adecuadas. Los gobiernos occidentales se apresuran en mandar sus recetas, que no son otras que las que mantienen la desigualdad como sostén. No olvidemos que los países enriquecidos, entre ellos España, han mantenido sátrapas a cuerpo de rey con la excusa del freno integrista, pero nunca mencionaron otros intereses: petróleo, gas, inversiones inmobiliarias, minerales, etc. ¿Serán ahora los gobiernos europeos y norteamericano quienes marquen el ritmo? Miremos más al sur.

Paralelamente a este estallido ciudadano se ha desarrollado el Foro social Mundial (FSM) en Dakar, Senegal. Foro que es desde 2001 un espacio democrático de intercambio de ideas y experiencias, representando la más relevante oposición a una visión neoliberal de nuestro futuro. Desde el FSM se anunció la insostenibilidad del sistema antes de que hiciera crack, se denuncia el demoledor saldo medioambiental de nuestra forma de consumir o se invita a rediseñar nuestros intercambios en claves de justicia social. Y en esta ocasión la sociedad africana ha podido trasladar al mundo sus principales preocupaciones: la temática agraria, la soberanía alimentaria, la nueva democracia, la soberanía de los pueblos… Cuestiones que, no olvidemos, estaban en la matriz de toda esa rabia manifestada en Túnez o Egipto. ¿No es un buen lugar el FSM para buscar soluciones? ¿No debería África explorar sus propios caminos de desarrollo? Hay alternativas al pensamiento neoliberal, sólo es cuestión de soñarlas.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario