Suspenso

Los que fuimos dijimos sí. Pero fueron muchos los que no fueron. Demasiados. Los andaluces nos hemos gastado un montón de miles de euros para decirnos, a nosotros mismos, lo importante que era ir a votar. Un montón de miles de euros para vender un referéndum que, al final, pocos han querido comprar. Ahora los políticos nos dirán que andamos flojos de participación democrática. Y tendrán parte de razón. Pero sería bueno que revisaran sobre todo de puertas adentro: no han sido capaces de convencer al ciudadano. Tal vez estaban vendiendo algo que nadie necesita. O tal vez no tienen crédito como vendedores. En cualquier caso: suspenso. Si los políticos cobraran por comisiones, este mes iban a ir justitos. Dirán también que abstenerse es decir que no. Más bien pienso que es desinterés, puro y duro. Me consta que muchos no se han pasado por las urnas porque, a fin de cuentas, el sí estaba cantado. Y porque de ninguna manera se sentían invitados a refrendar un texto demasiado lejano, diseñado desde las esferas políticas. Un texto bonito, pero distante. Ahora habrá tormenta, cruce de acusaciones, movimiento de tablero para sacar rentabilidad política a los resultado. Vale. Pero después, de una vez por todas, por favor, hemos de repensar esta democracia de representación que cada vez se diluye más. La abstención es una denuncia, una herida abierta que hay que cerrar. O nos desangraremos voto a voto. Es una responsabilidad de todos. Este referéndum debería ser un llamado de atención.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario