Tiempo de rebajas

Ha pasado la Navidad con sus comidas de empresa, sus cenas, sus regalos de reyes, su consumo excesivo. Llegan las rebajas. El sistema no da tregua. Después del consumo más consumo. Las grandes superficies comerciales se llenan de consumidores ávidos de practicar el deporte de comprar, de fieles comulgando con la nueva religión del poseer. Con la trampa del chollo compramos aquello que necesitamos y lo que no necesitamos porque ellos necesitan vender, perpetuar esta sinrazón de consumir y consumir. Apenas si nos hemos recuperado y volvemos a las andadas de tirar de la tarjeta de crédito, del cajero automático y gastar y seguir gastando. Mientras tanto los que manejan los hilos siguen recogiendo beneficios, haciendo contratos precarios, publicitando las ventajas de adquirir productos rebajados, incitándonos a seguir manteniendo esta sociedad del tanto tienes tanto vales. Y pensar que las tres cuartas partes del mundo no pueden siquiera adquirir productos de primera necesidad. Las rebajas sólo son necesarias para aquel que necesita vender, para aquel que pone la trampa, para aquel que necesita seguir perpetuándose como el gran sacerdote de esta religión de locura y desenfreno. Alguna vez podíamos probar a no comprar y no hacer el juego. Igual pasaba algo.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario