Todas las Violencias

Maltratar; amenazar; coartar cualquier progreso; violar; apartar; infravalorar; bromear; acosar; controlar; quedarse con todo el parque para jugar al fútbol; insultar; mutilar; ocultar; acosar; etc. Todas son formas de violencia hacia las mujeres, ejercidas mayoritariamente por hombres e instituciones patriarcales de cualquier naturaleza, incluso usted y yo. Si hiciéramos una encuesta sobre el rechazo a los asesinatos como manifestación de violencia, la mayoría de la población diría que sí, que rechaza contundentemente la violencia, pero si empezamos a preguntar por otras formas de violencia más sutiles el rechazo contundente se difumina paulatinamente, y ahí, en los matices, se hunden las raíces que alimentan el machismo asesino. Es evidente que sin violencia no hay machismo, ni machotes, ni patriarcados, ni siquiera iglesias o instituciones machistas, ni supremacía de cualquier tipo.

Tras once años de promulgación de la Ley Integral contra la Violencia de Género se habla de pactos de Estado. La ley supuso un avance para determinar y nombrar el problema, pero no lo ha solucionado, y hablar de pacto me suena a declaración solemne, pero no a soluciones concretas. Hay que implementar la ley con fondos suficientes, con medidas contra todos esos tipos de violencia más tenues: protección a migrantes “irregulares”, medidas a favor de las trabajadoras sexuales, educación de menores, desestructuración o denuncia de cualquier organización machista, etc. Medidas concretas, no pactos de cara al público.

Y aprender del feminismo. Ante los terribles atentados de París alguna mujer se atrevió a decir que la Yihad es otro tipo de violencia machista. En seguida, muchos acusaron a “esas irresponsables” de ventajistas, que era un momento muy serio para estas tonterías. El feminismo se permite si es para discusiones de salón, pero no se considera algo suficientemente serio como para afrontar los problemas de la humanidad ¿Recuerdan ese lema de “la revolución o será feminista o no será”? pues créanselo, no habrá una sociedad nueva si no es desde principios igualitarios, desde el final de la violencia, desde el reconocimiento de la mujer como sujeto de pleno derecho.

Un día como hoy es fantástico para decir: -Yo hombre, me manifiesto en contra de todo tipo de violencia hacia las mujeres, incuso de aquella heredada a través de mi educación, o de la inoculada inconsciente e interesadamente, o de la nacida de mis debilidades-

lucha contra violencia

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario