Top Manta

Wilson no entiende muy bien porqué está en la cárcel. No entiende nada de lo que le ha pasado. No le renovaron el permiso de residencia por un defecto de forma, por lo que tuvo que abandonar su trabajo en una fábrica del polo químico, pero su familia no podía esperar tres años a que le volvieran a autorizar la estancia en España para volver a trabajar: una hija enferma, una mujer que hace malabarismos con el escueto presupuesto familiar y unos padres muy mayores que no saben siquiera lo que es una pensión de jubilación pese a llevar toda la vida trabajando. Así que aceptó aquel trabajo para el que no le pedían papeles: vender películas a los honrados paseantes que tapean por las terrazas. También parecían honrados -y honorables, que gran coche llevaban- los que le ofrecieron aquello. Pero ni los policías que le detuvieron ni el juez escucharon nada de eso y ya lleva seis meses en prisión.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario