Trabajar menos

{{[Ocho horas para trabajar, ocho horas para descansar y ocho horas para el ocio->http://www.dosorillas.org/spip.php?article2394]}}. Un poco de equilibrio. No es complicado, aunque es cierto que vivimos esclavos de nuestras hipotecas, de nuestros pequeños lujos, de mil gastos. Y es cierto también que esta sociedad productivista no pone muchas facilidades a las reducciones de jornada. Pero, ¡voilá! llegó la crisis y ahora resulta que sí, que a base de ERES y milongas parecidas, es posible reducir las jornadas. Y ya puestos ¿por qué no hacerlo por fines más generosos, más, digamos, globales… Trabajar menos para trabajar todos. Se pueden reducir las jornadas, se puede asumir la perdida de parte de nuestro nivel adquisitivo. Abro aquí un paréntesis: se puede para una parte importante de la población trabajadora, la que está dignamente remunerada: no vamos a pedir que reduzcan su salario a los que cobran indignidades. Pero igualmente podríamos exigir que trabajaran menos cobrando lo mismo. Antes de esta crisis maldita íbamos camino de las 35 horas. Ocho, ocho, ocho, un tercio del día para el descanso, otro para el ocio, y el resto para el trabajo, incluyendo aquí las tareas domésticas y de otro tipo. Y se puede hacer de forma progresiva: pida una hora de reducción, procure no perder mucho en su salario, pero verá como le compensa: la mayoría de las cosas que merecen la pena no cuestan dinero. Tener tiempo para leer un libro, o para pasear, es un lujo que sólo precisa de tiempo. ¿Vamos a esperar a la jubilación para disfrutar de la vida, para equilibrarnos?

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario