Trazar una raya

Los casos de corrupción han sobrepasado, de largo, la capacidad de asombro de los ciudadanos. Lo peor de todo lo que uno escucha es eso de “son todos iguales, todos entran en política para trincar”. Cuesta trabajo contestar, tal como anda el patio. Pero esa afirmación, y el consiguiente alejamiento y desconfianza de la política, puede dañar definitivamente nuestras democracias. Es evidente que hay que hacer una revisión a fondo del sistema, sus debilidades están ya muy a la vista, pero para eso hay que implicarse, no alejarse. Toda esta maraña de corruptos deberían convencernos de que nuestro sistema política necesita nuevas herramientas de control, y una mayor presencia de los ciudadanos en la gestión publica. Es un servicio, no una profesión, y hay que hacérselo ver. Por otro lado, la justicia debería emplearse a fondo con estos ladrones de guante blanco. Y la clase política debería trazar una raya y dejarlos fuera.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario