Trece lazos rojos

Hace 13 años escribíamos, en esta misma columna, un artículo dedicado al Sida, y desde entonces cada año, este mismo día, volvemos a poner a estas líneas un lazo rojo, en señal de solidaridad y duelo. Dicen ahora que mientras se estaba hundiendo el Titanic ya el Sida estaba matando gentes aquí y allá. Demasiado tiempo, demasiadas víctimas. De los 33 millones de personas que hoy padecen este virus 22 millones son habitantes del África subsahariana, y de igual manera el 75% de los fallecimientos por Sida durante el 2007 lo fueron en esa zona del planeta. Está claro que la pobreza tiene hoy mucho más que ver con estas muertes que la misma enfermedad: no los mata el Sida, sino el lugar en el que viven. Y mientras: la industria farmacéutica con sus cuentas de beneficios, la Iglesia católica con su inmoral moralidad, los Gobiernos del Norte con su tacañería a la hora de financiar el Programa del Sida de la Onu y la condenada resistencia de la enfermedad. Hoy volvemos a colocarnos un lazo rojo. Y ojala que de una vez por todas seamos capaces de poner freno y fin a esta pandemia.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario