Un camión de doce ejes

La Navidad se acerca como un camión de 12 ejes. El bombardeo publicitario y la invitación al consumo es arrolladora, casi insultante dada la situación de crisis económica de muchas familias en este país, en este mundo. Pero es la consigna: no detener la maquinaria, seguir asfixiando la gallina de los huevos de oro, mantener apretado, bien apretado, el nudo alrededor del cuello de los consumidores, antaño ciudadanos. ¿Vamos a resistirnos?: lo dudo, tal vez algunos recortes inevitables, pero en el fondo será más de lo mismo: consumir, consumir y consumir, más, mucho, sin límites, sin lógica, sin el mínimo sentido práctico. Saldremos de estas navidades con sobrepeso, con mil regalos inútiles, hastiados. Pero satisfechos de haber participado del rito, del sacrificio exigido por el sistema, de la centrifugadora social que nos mantiene en el centro de la estulticia, y que despide con fuerza a los que no soportan el ritmo, el “nivel”, víctimas de la cuenta de beneficios de un puñado de señores que han decidido cómo se construye nuestra felicidad. Aunque después esa felicidad sea efímera, falsa, vacía. Pero ¿vamos a resistirnos?. Lo dudo. No queremos, o tal vez, en muchos casos, no sabemos.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario