Un lince más o menos

Ya es hora de empezar a aceptar que determinadas acciones tienen sus consecuencias cuando se trata de la interacción del hombre con la naturaleza. El lince ibérico es nuestro símbolo nacional de este problema, como Brasil tiene el Amazonas o Finlandia el deshielo de los polos, lo que pasa es que algunos no se están enterando.

El millonario programa de cría en cautividad del lince ibérico en Doñana está condenado al fracaso cuando se intenta reconducir una especie a base de tubos de ensayo por un lado, y al final terminan atropellados, como lo cantaba hace años el profeta Kiko Veneno, en la carretera de Matalascañas.

Lo que verdaderamente falla es el modelo de gestión medioambiental que quiere la Junta de Andalucía para la comarca del Parque, con ese sí-pero-no, donde unas infraestructuras simplemente se descartan (la conexión Huelva-Cádiz por su trazado Norte, por ejemplo) y otras se potencian, como esa salida sevillana a las playas desde Almonte. La política conservacionista no puede ser tajante en unos casos y flexible en otros, no se puede prohibir el senderismo y permitir el trasiego de todoterrenos y desperdicios de las hermandades rocieras. El lince salvaje, mal que nos pese, ya está extinguido, la alternativa propuesta no deja de parecerse a un zoológico.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario