Un país con muchas tonterías

“Tú lo que tienes son muchas tonterías” es una frase popular que siempre se ha usado para relativizar las quejas de alguien, expresadas sin fundamentos serios. Como a mí me dijeron esto muchas veces, he aprendido a distinguirlas casi con profesionalidad. Y qué pena que las navidades  hayan estado este año tan marcadas por tantas de esas tonterías.

Eso es lo que han demostrado tener aquellos que han puesto el grito en el cielo por la indumentaria alternativa de los Reyes Magos en Madrid, los mismos que suelen callar ante las cosas verdaderamente importantes, los mismos a los que de pronto les nace un interés supremo por las tradiciones y el espíritu religioso al que habitualmente suelen  repudiar. Admitámoslo, no ha sido cuestión de tradición, sino de guerra política.

Muchas tonterías han tenido también los que casi se arrancan la cabellera de indignación ante la idea de ver a mujeres como Reinas Magas. Aprovechan los hombres cualquier momento que les justifique para disfrazarse de mujeres, la mayoría de las veces en su versión más denigrante y surrealista, la de enfermera putona, y lo aceptamos y nos parece una gracia porque son ellos los que la hacen. Del mismo modo, quienes decidieron dar identidad masculina al concepto “Dios”, ahora se empeñan en que las figuras -nada claras históricamente hablando, por cierto- de los Reyes Magos solo puedan ser del mismo sexo que su dios varón. Y aunque siempre ha habido mujeres en las cabalgatas, eso sí, haciendo papeles de hombre aunque con más dignidad y respeto que en el caso contrario, de pronto esto ofende.

Sinceramente, del día de Reyes solo vale la pena conservar la ilusión por vivir y compartir un momento especial y mágico, todo lo demás es relativo. Y que eso se dé no es responsabilidad del atuendo o del sexo que lleven los Magos. Como cristiana he de reconocer que la versión laica y republicana de las Reinas Magas de la ciudad de Valencia expresaba mucho mejor los valores que el Evangelio quiso transmitir en estas tres figuras. Porque ellas representan la Libertad por la que Jesús luchó, la revolucionaria Igualdad de saberse imagen y semejanza de Dios y el poder conciliador de la Fraternidad. Y eso mismo es lo que reconocieron los tres Magos en la figura del niño Jesús, por ello se pusieron en camino y por ello lo adoraron.
Así que, para no decir que somos un país de tontos, diré que somos un país que tiene muchas tonterías, y que así nos va. Pongamos empeño en madurar socialmente, y las diferencias se convertirán en riqueza.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario