Una cena para esta Navidad I

Aún recuerdo la aparición de Rosalinda tras el chirrido de la puerta –”Yo soy de aquí, aunque tenga acento colombiano, pues aquí he decidido vivir, ¿me ayudas a arreglar mis papeles?”-, y cómo decirle que no, además del ruido oxidado de la bisagra le precedió una verdad como una casa. Y ahora su casa es patria, como ella siempre dice, allí duerme gente de la calle sin más posesión que el bolso que arrastran a duras penas, y su dignidad, por supuesto. Gracias, Rosalinda, por arreglarme la Nochebuena, -habrá ajiaco y sancocho de gallina, me ha dicho-, y es que no nos apetecía estar solos. Ni a mi ni a mi niño, que va aún por adentro y crece gracias a mis latidos. Parece mentira, dejaremos de estar solos cenando con los que nadie querría, qué hipócritas. Desde que me invitó mi niño golpea mi vientre más fuerte que nunca. Se llamará Juan, y esta será su primera Navidad.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario