Una cena para esta navidad II

Era difícil decirle que no a Rosalinda. Su persuasión, a base de sonrisas y palabras que apenas comprendía, era imposible de rechazar, así que, no le quedó otra que aceptar la invitación para pasar la noche de Navidad en su casa. A pesar de que él era musulmán, Madi, lo sabía todo acerca de una fiesta que se colaba todos los años por las parabólicas del barrio de Banjul, capital de Gambia, donde había nacido. Después de deambular por medio África sabía distinguir a las personas con sólo mirarlas, las que quieren ayudarte y las que quieren aprovecharse de ti. Con Rosalinda no tuvo dudas desde el primer día que llegó a ese piso alquilado. Madi había aprendido desde pequeño lo importante que era acoger y atender al que llega y ofrecerle lo necesario para que se sienta a gusto. Ahora era él el que recibía la atención. Sin papeles y con todas las incertidumbres, brindó, con coca-cola, por un nuevo año lleno de esperanzas.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario