Una cena para esta navidad (y VI)

Abrió la nevera para picar algo: aún quedaban restos de aquella extraña cena en casa de su tía, increíble lo de esa mujer, qué capacidad de convocar y hacer familia con extraños, pero su tía siempre había sido así, abierta, testaruda, entrañable. Se decidió por un poco del queso que trajo aquel chico de Gambia, Madi, que terminó bailando una jota con Isabel, la trabajadora social, y todos bailaban fatal, pero se rieron mucho, y es verdad que podemos convivir, es verdad que podríamos llevarnos bien por lejos que esté nuestra patria, es verdad que el idioma, la religión y las costumbres son sólo anécdotas cuando hay voluntad de estar juntos y disfrutar, y ayudarnos, y todo eso. Lo único que hace falta es un buen montón de Rosalindas, de mujeres afables con el don natural de construir la convivencia. Lo demás viene rodado. Definitivamente clonaría a su tía, y la ofrecería a la ONU. Eso haría.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario