Una sonrisa en el semáforo

Tras el vidrio aislador veo cómo un chico joven, sonriente, africano, muestra su repetida mercancía de pañuelos de papel a los conductores varados ante el semáforo rojo. El hombre o la mujer al volante, con incómoda sensación de tiempo atascado, esboza un gesto de “déjame en paz, que yo sólo quiero volver a mi rutina y a mi prisa”. Casi no queda cruce en la ciudad sin colonizar por estos africanos que enarbolan sus pañuelos blancos como bandera en la guerra cotidiana. Son un destello fugaz en medio del tráfico: en la sociedad de la igualdad no todos somos iguales. El chico se me acerca, bajo el cristal, le pregunto cualquier cosa y me contesta sin abatimiento, con determinación. El semáforo torna al verde y yo también me incorporo a la rutina y a la prisa. Trato de adivinar la historia que por unos instantes se ha cruzado con la mía. Cuando miro por el retrovisor el chico sigue sonriendo.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario