Una tienda para rebeldes

En la calle Moncayo de Huelva encontramos una tiendita que representa todo un acto de rebeldía en una provincia que se ha enriquecido de la mano de la agricultura intensiva. Almoradú, una cooperativa de agricultores y consumidores de productos ecológicos, ha creado un espacio de intercambio donde la agricultura ecológica pretende ser alternativa a los modelos agrícolas industriales, apostando por la conservación del paisaje y del patrimonio cultural y gastronómico de nuestros pueblos. Una apuesta necesaria y urgente.
Pero Almoradú necesita de consumidores y de políticas también rebeldes, decididos a promocionar su consumo, a cocinar mirando al calendario la variedad natural que toca, a pedir productos ecológicos en comedores públicos y restaurantes, etc. Tenemos en nuestra mano el poder del consumo, y ejercido responsablemente puede ser la mayor forma de rebeldía que exista.

Ahora que nos acercamos a la Agricultura ecológica como opción de desarrollo, y que además Andalucía lidera este sector en España, es importante tener siempre presentes las siguientes consideraciones:
– Según Pedro Burruezo, director de la versión española de The Ecologist, “para que un producto, además de ser “bio”, sea ecológico en el sentido rotundo del término, debería ser producido y consumido en el mismo área. Así, se cierra el círculo agroalimentario ecológico”.
– “La biodiversidad es más que una cuestión de áreas protegidas. La biodiversidad también es necesita atención en las zonas de producción agraria”, añade Víctor Gonzálvez, Director de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) y miembro español de la Junta Directiva del Grupo IFOAM UE presente en la conferencia. “La agricultura ecológica debe ser un elemento central en la futura PAC, ya que combina la protección de la biodiversidad con la oportunidad de obtener ingresos y contribuye a la vez a la diversidad de las especies silvestres en tierras agrícolas, y a la diversidad de razas animales y variedades utilizadas en la agricultura. Por lo tanto, también enriquece la diversidad en nuestro plato de alimentos diario. ”
– “La diversidad de los organismos del suelo es fundamental para preservar sus funciones como la fertilidad, la retención de carbono, los ciclos de nutrientes y, finalmente, la producción de alimentos. La diversidad de las especies silvestres es necesaria para la gestión sostenible de las plagas, y sólo una amplia gama de variedades agrícolas y razas en uso nos garantiza que tenemos una reserva de variedades adaptadas a la que podemos recurrir en caso de cambio climático y otros cambios ambientales. La Unión Europea debe reflejar esto en su legislación “, explica Antje Kolling, Coordinador de Políticas del Grupo IFOAM EU.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario