Unidos en el dolor

Está Huelva repleta de carteles con la foto de Mari Luz, la pequeña perdida cuando fue a comprar chuches al kiosko de su barrio. Uno se imagina el dolor de sus padres, la angustia de no saber, de no imaginar siquiera que Mari Luz no pueda regresar con ellos. Y uno se siente cercano, unido por el dolor a esta familia del Torrejón, y uno quisiera que no volviera a producirse otra situación semejante, y uno siente también la inseguridad, la impotencia, la rabia. Y cuando los hijos salen a la calle, uno piensa en Mari Luz y se asusta, y no está tranquilo hasta qiue éstos regresan Cuando un caso como este se hace patente, toca de cerca, todas las alarmas crecen y la ciudad ya no parece tan segura como hace cuatro días. Y también en casos como éste, la solidaridad de toda una localidad se hace visible. Todos los coches, todos los comercios, todos los autobuses, todos los portales tiene una foto de esta pequeña de cinco años, todo el mundo habla, todo el mundo siente el dolor ajeno como propio, y uno siente la angustia del miedo y la emoción de la solidaridad, y sobre ambos pilares la esperanza, el deseo de que Mari Luz vuelva con sus padres.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario