«Unión»

Dícese, si le ponemos detrás lo de “europeo”, de un concepto muy bonito: de niño me gustaba mucho esta idea, mi padre era eso que se suele llamar un “europeista” y transmitió la ilusión a sus hijos por un proyecto, una idea, que nos iba a sacar de la Edad Media, que nos iba -por fin- a modernizar. Esto que se llama Unión Europea trajo también algo que, a mi, me gustaba especialmente: para pasar a Barrancos o a Ayamonte ya no íbamos a tener que aguantar las colas del paso fronterizo y no tendríamos que esconder el café debajo de los asientos. Después quisieron enseñarme que se trataba de un pequeño paso para la globalización de los derechos, para la eliminación de las fronteras, para la internacionalización de la democracia, pero la deriva histórica y los intereses de las grandes transnacionales parecen que quieren desmentir esta idea. El gran proyecto de la democracia europea se quedó sólo en aquello de “la Europa del capital”. El gran proyecto de la democracia europea ha tenido antes una moneda común que una Constitución en condiciones, ha tenido antes una gran muralla que la separaba de África que una Carta de Derechos en condiciones. ¿Cambiará esa deriva?

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario