Vamos a peor

Tengo un conocido al que le da pánico los cambios políticos que se avecinan a medio-largo plazo. Este miedo que cada vez le condiciona más, se sostiene sobre la teoría de que con esas nuevas fuerzas políticas que él tilda de extrema izquierda, todos los derechos que se han adquirido en este país con la democracia se perderán. Dice que ahora mismo los españoles tenemos un nivel de vida que muchos querrían y que si nos gobiernan las nuevas tendencias políticas lo perderíamos todo. Y me puso como ejemplo la universalidad de nuestra sanidad o la educación.
Por eso no pude evitar acordarme de esta persona hace un par de meses cuando tuve que permanecer en un hospital público de Sevilla como acompañante de un enfermo, y probé de primera mano como todo está organizado no alrededor de un interés por la salud de los pacientes, sino de un interés puramente mercantilista. En este hospital que comento, todos los aparcamientos de los alrededores son zona azul, además acababan de instalar un nuevo sistema de televisión en todas las habitaciones donde había que gastarse una media de 4€ al día si querías poder tener acceso a las cadenas públicas de TV, poder hacer uso del teléfono fijo de la habitación, más un plus si además querías acceso a Internet. Esto sin contar el dinero en agua embotellada que se deja la gente, porque no se fían del color a veces turbio y con sabor a metal del agua que sale de los grifos de los baños. Y en cuanto a medicina esta claro que todo está dispuesto para que el que se lo pueda permitir prefiera irse a un hospital privado.
También me he acordado del comentario de mi conocido cuando una profesora de Diversificación, me contaba todo el esfuerzo que pone con los pocos recursos que tiene para que sus catorce alumnos puedan tener una formación de calidad, no solo en las materias que se les exige en el expediente académico, sino en todas las áreas que ve imprescindible para un desarrollo óptimo de sus personas. Me decía que desde la crisis veía cada vez más menores con déficit afectivos y de atención, que hacia falta un trabajo social en las casas de estos menores que paliase esta situación pero que sabía que ahora mismo no había estructura para eso.
Yo que más que de un partido, digo como Anguita que mi inteligencia me manda a apostar por los políticos honrados, veo que hace mucho que no vamos para adelante sino para atrás, que ya no tenemos una universalidad de calidad en nuestros derechos, y que dudo que el cambio nos traiga peores pronósticos que los que ya se vislumbran en la dirección que llevamos.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario