Ven a mi casa

HACE dos meses, Fernández Díaz, ministro de Interior, dijo de manera fanfarrona en una entrevista en televisión: “Si me dan la dirección donde a esa pobre gente la podemos trasladar y garantizan su manutención y que les da trabajo, se la enviamos”. Se refería, como sabrán, a los migrantes que se afanan en saltar la valla de nuestras ciudades africanas y que son deportados, en la mayoría de las ocasiones, con prácticas rayanas en la ilegalidad. Aunque claro, en las fronteras todo está en cuestión, ¿verdad?, hasta las afirmaciones de los ministros.

En respuesta a esa afirmación del señor ministro se ha puesto en marcha una campaña con loshashtag: #MisterMinistro y #QueVengaAMiCasa que pretende ofrecer casas para acoger a esa “pobre gente”. Ya no hay excusa. La campaña iniciada por la fotoperiodista Teresa Palomo ha puesto además el acento en la liberación del camerunés Renaud Nyame Taff, alias Belletti, detenido actualmente en un CIE en Barcelona pero que ha estado retenido durante meses en Melilla en un procedimiento de expulsión turbio y nada legal.

La sorpresa de esta campaña, que me imagino ningún funcionario ministerial comprobará, es que ha habido un aluvión de ciudadanos ofreciendo su casa, comida y un empleo para los vecinos del sur. ¿Será que la ciudadanía española es más solidaria y acogedora que las políticas de sus dirigentes? Lo que está claro es que si dejan a los ciudadanos opinar, hacer y proponer, las respuestas a las problemáticas sociales que nos ahogan serían mucho más integradoras. España quizá no es ese país que mira indolente a las vallas de Ceuta y Melilla, o a los ahogados del Estrecho, un país que no olvida su larga y dura tradición emigrante por Europa, América y el norte de África.

Mirar a nuestra casa y preguntarnos si cabría en ella un africano emigrado, preguntarnos qué es lo que le mueve a jugarse el pellejo para llegar a esta Europa tan desagradable, quizá ya sería suficiente para generar respuestas diferentes a la del blindaje neoliberal de nuestras fronteras, sólo poroso en tiempos de mano de obra barata. Muchos titulares nos trasladan una imagen de inmigración y delincuencia que la Red Acoge ya denomina inmigracionalismo (inmigración+sensacionalismo), y que además nos lleva a concebir por qué se hacen devoluciones en caliente.

#QueVengaAMiCasa, que Belletti salga del CIE donde está retenido para poder encajar en nuestra comunidad, que miremos de forma diferente a las fronteras, son maneras más humanas y razonables de afrontar las necesidades de nuestros vecinos del sur.

valla ceuta

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario