Visto para sentencia

Después de casi tres años de litigio, el Recurso interpuesto por ENDESA contra
la denegación de la licencia para la construcción de la nueva Central de Ciclo
Combinado en la Punta del Sebo toca a su fin, habiéndose formulado por las
partes intervinientes en el proceso sus últimas conclusiones. VISTO PARA SENTENCIA – 26/julio/2006

Sería prácticamente imposible recoger en el limitado espacio establecido para
la Sección de Cartas al Director o de un artículo de opinión, todas las
vicisitudes que han concurrido en la tramitación de este pleito, que va a
concluir coincidiendo con la terminación de las obras de la nueva Central,
autorizadas con carácter cautelar por una resolución judicial sin precedentes
en la jurisprudencia de los Tribunales españoles.

Gracias a ello todos los onubenses podremos disfrutar del alegre colorido de
las nuevas instalaciones, de suaves tonos azules y celestes, que han sustituido
la abigarrada, espesa y desangelada arboleda que ocupaba improductivamente los
terrenos donde se alza majestuosa la esbelta chimenea que empequeñece la pétrea
dureza del Monumento a Colón.

También podemos ya deleitarnos con la agradable lectura de uno de los más
exultantes textos juanrramorianos, reproducido en el frontispicio del edificio
que alberga las nuevas turbinas de alta tecnología japonesa: «Como hemos venido
a la capital he querido que Platero vea el vergel… Llegamos despacito verja
abajo, en la grata sombra de las acacias y los plátanos que están cargados
todavía. El paso de Platero resuena en las grandes losas que abrillanta el
riego…».¡Que detalle! Y luego dicen que las grandes empresas carecen de
sensibilidad.

No le falta razón a ENDESA cuando afirma en su último escrito que el
Ayuntamiento de Huelva ha vulnerado la seguridad jurídica y los principios de
legalidad, juridicidad y confianza legítima, a través de actuaciones
desarregladas, abusivas y desleales, con criterios e interpretaciones
subjetivas de la praxis absolutista anterior al Estado de Derecho. ¡Bien
dicho!, ahora que está tan de actualidad la llamada Memoria Histórica.

No importa que el redactor del Plan General de Ordenación de Huelva y el Jefe
de los Servicios Técnicos de la Gerencia Municipal hayan manifestado ante el
Tribunal que las nuevas instalaciones están expresamente vetadas en el Plan
General, que recoge en su articulado las determinaciones del acuerdo marco
suscrito en 1991 por todas las fuerzas sociales, políticas y empresariales, que
apostaba por la progresiva recuperación de los terrenos de la Avda. Francisco
Montenegro para otros usos distintos a los industriales. No importa que el
Proyecto presentado, según uno de los peritos designados judicialmente, no
contenga la documentación mínima que debe reunir unas obras de tal envergadura,
ni importa que haya sido redactado por un Ingeniero de Caminos, Canales y
Puertos, perfectamente capacitado por sus profundos conocimientos académicos
sobre Centrales Eléctricas.

Lo único importante es que la nueva Central contamina menos que la anterior,
aunque ésta sólo funcionaba esporádicamente por la obsolescencia de sus
instalaciones, que no se trata de una Central de nueva implantación sino de una
modernización de la antigua (no hay más que verlo en la actualidad), y que esta
supuesta modernización viene a paliar el déficit de energía eléctrica que
padece la provincia onubense, según informó en su día la empresa pública Red
Eléctrica Española, lo que motivó la autorización cautelar de la construcción,
sin proyecto y sin licencia, cuando la capacidad de producción de electricidad
de Huelva, en un radio de diez kilómetros es ya de 3.180 Megavatios, superior a
la cuarta parte del consumo de toda Andalucía, incluida Sevilla, en la que el
Ministerio de Medio Ambiente ha denegado
la autorización para la construcción de una Central similar, porque puede perjudicar
la salud de los sevillanos.

Gracias, ENDESA, por tanto desprendimiento y abnegación. Todos los onubenses
nos hacemos cargo del calvario padecido por la intolerancia del Ayuntamiento y
comprendemos que se solicite una indemnización compensatoria de más de 7
millones de euros, aunque, de ser estimada, tengamos que pagarla entre todos.

El contenido de la inminente Sentencia, que verá la luz después de las
vacaciones estivales, resulta fácil de predecir y estoy seguro que, tras su
publicación, algún cenutrio de agradecido estómago, que digiere su desayuno
diario eructando insultos y descalificaciones, dará saltos de alegría y podrá
repostar su depósito de veneno incontenido.

Estoy convencido que el insigne cordobés Séneca tuvo que tener alguna relación
con esta ciudad, porque su doctrina del estoicismo pesimista ha calado muy
profundamente en sus ciudadanos, acostumbrados siempre a perder con serenidad
sin límites, y por eso, ahora, una vez asumido que ya nunca podrán cumplirse
las prescripciones del Plan General en cuanto a la recuperación de los terrenos
de la Avda. Francisco Montenegro, la única preocupación radica en la
permanencia del Recre en su privilegiada situación, aunque sin olvidar que
debemos dejar de fumar y evitar las largas exposiciones a los rayos solares,
porque ésas, y no otras, son las únicas y verdaderas causas de la gran
incidencia del cáncer en la población onubense. Amén.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario