Voces

Nunca antes había escuchado rugir así a su estómago. Ni siquiera en su época de estudiante, cuando llegaba fin de mes y ya no alcanzaba el dinero mandado por sus padres.

Ese rugir del estómago, no era tan preocupante. Lo que más le afectaba en ese momento era otro tipo de ruidos. El de las voces.

Las voces le llegaban a su cabeza en forma de bombardeo constante. Eran particularmente molestas. Le hacían perder la paciencia y la serenidad obtenida y cultivada en toda su carrera como empresario. El solía poner en práctica los métodos aprendidos en numerosos cursos y master de dirección y control empresarial. En aquella situación eran inútiles.

Las voces le llegaban a veces camufladas de optimismo, con frases de familiares y amigos. Otras veces el pesimismo y penumbra hacían que las palabras en su mente doliesen de una manera especial.
El continuo flujo de frases en su cerebro le hacían llegar a contestarlas. Incluso llegó a mantener un diálogo con ellas. La cordura y la locura se daban la mano hacía un camino de perdición.

Durante un instante callarían, solo una vez al día. La vez que se iluminaba aquel zulo y veía la cara de sus secuestradores cuando llegaban con la bandeja de la comida. Sólo en este instante callarían, a la misma vez que el rugir de su estómago.

The following two tabs change content below.
anawin33@yahoo.es'

Zebedeo

anawin33@yahoo.es'

Latest posts by Zebedeo (see all)

You may also like...

Deja un comentario