Ya no mola ser princesa

Superlola lleva una capa de heroína y sueña con cambiar el mundo. Es una niña intrépida, curiosa, decidida y muy valiente, porque no tiene miedo de ser lo que quiere, al margen de las normas y costumbres. Según los clichés en uso las niñas siempre hemos sido princesas y los niños, valientes. Pero hoy las niñas como Superlola pueden subirse a los árboles, jugar al fútbol o conducir camiones.

Esta heroína de cuento, ante la que “flipan” los peques, está dando el salto desde el libro en que sus autores sevillanos la han retratado a los programas de coeducación. ¿Sabían ustedes que en todas las escuelas e institutos andaluces hay un coordinador (o coordinadora, la mayoría de las veces, y no es casual) de coeducación? Eso quiere decir que, al menos para cumplir el expediente, deben impulsarse en los centros proyectos relacionados con la igualdad de oportunidades, la perspectiva de género y la prevención de actitudes sexistas. Supongo que este esfuerzo por cambiar relaciones de género basadas en el dominio de un sexo y la sumisión del otro, por otras más igualitarias y libres, tardará algunas generaciones en notarse. Y aún más se tardará en romper con ciertos clichés tan absurdos como perjudiciales. Mis alumnos universitarios leen información económica y deportiva; mis alumnas, novelas de amor y misterio. Datos sin fisuras en el 98% de los casos.

Escuecen esos datos, tan caseros como acertados. Y si nos vamos a otros informes más rigurosos, como el de la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE que se ha difundido estos días, las conclusiones son demoledoras: una de cada tres mujeres europeas ha sufrido violencia física o sexual, y una de cada cinco la ha padecido a manos de su pareja o expareja. Llegan las muertes, ese rosario de víctimas de cada año, y el escaparate de la sociedad se revuelve incómodo. Pero los estereotipos continúan sin que nadie los cuestione: los chicos que juegan a las cocinitas reciben una enorme presión, incluso familiar, y las chicas son educadas para seguir siendo princesas.

Dicen los expertos que después de los siete años casi es tarde para hablar de igualdad de género, para frenar incluso la construcción social de la violencia, que se apoya a menudo en los roles establecidos. La pequeña Superlola , la heroína que más mola, tiene mucho trabajo por delante. Y ojalá que algún “superlolo” esté dispuesto a acompañarla a cambiar el mundo…

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario