Yo a tu casa, tú a la mía

NOTA DE ÚLTIMA HORA: Por problemas derivados del éxito de convocatoria de esta actividad a la que estaba prevista la participación de muchas más personas de la que inicialmente se calcularon, esta actividad se ha suspendido.Los inmigrantes retenidos en Ceuta y Melilla son uno de los colectivos de inmigrantes más vulnerables. La mayoría de ellos salieron de sus países hace más de 4 años engañados por las mafias y seducidos por el sueño de encontrar en Europa una vida mejor para ellos y sus familias. Durante los años de travesía por África, han sido maltratados y encerrados por las mafias, reenviados al desierto varias veces sin agua ni comida, despojados de sus pertenencias y documentación, han tenido varios intentos frustrados de entrar en Ceuta poniendo en grave riesgo su vida… Actualmente llevan más de 2 años en Ceuta, sufriendo una situación de absoluta desesperación, inseguridad y miedo ante una posible expulsión en cualquier momento. Sienten que lo han perdido todo, que han arruinado a sus familias, que están perdiendo su juventud.

Además, viven sin poder salir de Ceuta y en un auténtico limbo jurídico al que las autoridades no han dado respuesta durante años. Llevan más de 2 años en el CETI1, sobrepasando escandalosamente el tiempo razonable de estancia en un centro de naturaleza temporal cuyo objetivo fundamental es dar una “primera acogida y servicios y prestaciones sociales básicas” a los inmigrantes que cruzan la frontera. Ello se debe, fundamentalmente, a que el Estado no es capaz de ejecutar las órdenes de expulsión por falta de documentación, ausencia de acuerdos de repatriación o falta de medios económicos. Por otro lado, no existe ninguna norma legal o administrativa que establezca los límites máximos de estancia en estos centros abiertos. Además, el hecho de que no se permita el empadronamiento de inmigrantes en situación irregular en Ceuta supone un recorte a los ya mínimos derechos que disfrutan. El empadronamiento es la llave de acceso a derechos básicos como la asistencia sanitaria, del que sí gozan los inmigrantes que viven en la península. Finalmente, dadas las escasas dimensiones de esta ciudad autónoma, no pueden moverse y tienen muchas dificultades para ganarse la vida. Esta circunstancia ha llevado a muchos de ellos a referirse a Ceuta como “la cárcel dulce”.

Con todo, estos inmigrantes han dado prueba de una enorme calidad humana y agradecen lo poco y lo mucho que reciben de la población de Ceuta y de todas las personas que se han acercado a conocer su realidad. Esto les ha llevado a ganarse el cariño de todos. La historia de un grupo de ellos (los 54 indios que malviven desde hace más de un año en el monte de Ceuta y que salieron del CETI por miedo a ser sorprendidos y expulsados inesperadamente) ha sido repetidamente relatada en los últimos meses por muchos periódicos y cadenas de televisión (entre otros, TVE, El Mundo, El País y ABC). [Pulsando aquí puedes ver el reportaje de TVE-> http://www.rtve.es/alacarta/todos/abecedario/C.html#506889]

La iniciativa “Yo a tu casa, tú a la mía” surge de ellos mismos y está apoyada por un grupo de personas de diferentes lugares de España, de diferentes ideologías, religiones, movimientos y organizaciones sociales, y cuenta con el apoyo y la experiencia de la Asociación Elin2. Unidos a estos inmigrantes por lazos de amistad y solidarizados con su situación, queremos apoyarles en la reivindicación de su dignidad como personas y de su traslado a la península. Nosotros podemos ir a su casa, ¿podrán ellos conocer algún día la nuestra?

Prolongar la situación de retención en Ceuta sólo lleva consigo un agotamiento y un deterioro personal cada vez mayor, así como la imposibilidad de rehacer sus vidas de forma digna y con vistas de futuro.

Para inscribirse (antes del 11 de septiembre), [pulsa aquí->http://spreadsheets.google.com/viewform?formkey=clo3b2VNUTB4R1N2VmhMVXAzcEs2MXc6MA]

Para contactar: [acampadasolidaria@gmail.com->acampadasolidaria@gmail.com]

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario